¿Conoces la terapia de pareja?

Los problemas más comunes propios de la pareja son: como inhibiciones sexuales, celos, infidelidad, falta de comunicación, competitividad en la pareja, falta de deseo, falta de libido.

Antes de abandonar y optar por la ruptura existe la posibilidad de buscar una solución comenzando un proceso terapéutico para dar solución a sus problemas.

El tratamiento que aplicamos en la terapia de parejas es consigue su objetivo en la mayoría de los casos y transformador, 3 de cada 4 parejas mejoran su relación y su comunicación desde la primera sesión. No desesperes y dale una oportunidad a tu relación en la que has invertido tantas ilusiones y tanto esfuerzo.

ANTES DE EMPEZAR ES MEJOR DESPEJAR DUDAS FRECUENTES

¿QUÉ ES LA TERAPIA DE PAREJA?

La terapia de pareja ayuda a las parejas –independientemente del tipo de fórmular legal que las una (matrimonio, parejas de hecho, noviazgo, etc...)—a entender y resolver conflictos o a mejorar las relaciones. Proporciona las herramientas necesarias para potenciar la comunicación, utiliza técnicas para la resolución de conflictos.


¿ES EFICAZ LA TERAPIA DE PAREJA?

La técnica es MUY EFICAZ en la resolución de los problemas más habituales de las parejas: insatisfacción sexual, celos, infidelidad, eyaculación precoz, impotencia, depresión post-parto, falta de deseo, conflictos conyugales, disparidad en la educación de los hijos, aburrimiento, falta de comunicación, distanciamiento sentimental, etc.

Las estadísticas indican que la gran mayoría de las parejas que acuden a terapia, alrededor de un 75%, han obtenido una mejora en su convivencia. Cuando se acude al terapeuta sin ganas, solamente para que no diga nadie que no se ha probado todo, la efectividad es mucho menor.


¿CUÁNDO ACUDIR A TERAPIA DE PAREJA?

Existen signos más o menos evidentes que pueden ayudarnos a la hora de decidir realizar una primera consulta. El primer indicio tiene que ver con el malestar de uno o ambos miembros de la pareja. Y existe una larga lista de posibles detonantes del malestar que pueden ir desde situaciones de conflicto permanente, discusiones frecuentes, infidelidades, problemas económicos, dificultades sexuales, desavenencias con la familia política, problemas de salud, adicciones, hasta cualquier evento que cambie de alguna forma la dinámica familiar o de pareja.

La terapia de pareja fracasa si no hay compromiso por parte de la pareja. No hay que esperar al último momento para consultar y hay que darle un tiempo a la terapia para que vaya generando los cambios necesarios. La confianza en el terapeuta es fundamental, así como mantener una comunicación fluida de todas las dudas que puedan surgir en el transcurso del tratamiento.


¿CÓMO FUNCIONA?
La terapia se estructura en sesiones de 55 minutos en pareja y en individual. Puede establecerse una frecuencia semanal, aunque es importante valorar el caso por si es preciso establecer una mayor frecuencia. A lo largo de las entrevistas la pareja trabajará sobre aquellos aspectos de su imaginario que intervienen en su relación interpersonal.


¿CUÁNTO DURA LA TERAPIA?

La terapia se organiza en diferentes fases: análisis e identificación de la raiz del conflicto, tratamiento y responsabilización de cada uno en poner las herramientas para superarlo. La duración de cualquier terapia depende, en primer lugar, del problema que se presente, pero sobre todo de los pacientes y no del terapeuta. Va a estar en manos de su actitud, del cariño que se tengan y de la motivación y confianza que tengan ambos en la terapia. Es conveniente dar unos meses para que el tratamiento produzca efectos duraderos en las personas porque los cambios no se producen de la noche al día, aunque desde las primeras entrevistas se observan cambios sustanciales en la actitud y el estado de ánimo de la pareja.

¿CUÁNTO CUESTA?

Cada paraje es diferente y el tiempo de la terapia se adapta a los problemas que tenga. El importe por sesión y el número de sesiones necesarias se acordarán en la primera entrevista. Se tendrán en consideración las necesidades de cada caso.

¿MI PAREJA NO QUIERE ACUDIR A TERAPIA, PUEDO IR SOLA/O?
A menudo uno de los componentes de la pareja no quiere acudir a terapia. Por ello es habitual que gran parte de las terapias de pareja deriven de una primera consulta individual con el terapeuta. Al mismo tiempo, es bueno saber que en ocasiones una terapia individual continua puede repercutir positivamente en el buen desarrollo de una relación de pareja.


¿QUÉ AFECTA A LAS RELACIONES DE PAREJA?

La personas que acuden a terapia buscan básicamente resolver una crisis puntual, solucionar problemas arrastrados desde hace años, ayuda en momentos difíciles, consejo para tomar decisiones importantes o simplemente mejorar la relación y crecer juntos. Problemas de comunicación, infidelidad, celos o falta de deseo suelen ser los motivos de consulta más frecuentes.

No hay que olvidar que los cambios afectan mucho a las relaciones de pareja: Nacimiento de los hijos, jubilación, enfermedades, reincorporación al trabajo, abandono del trabajo, relaciones con los suegros y la familia de tu pareja, decisiones importantes, etc.


¿CUÁLES SON LOS PROBLEMAS MÁS FRECUENTES?

El fallo en la comunicación es el más frecuente. Engancharse en discusiones inútiles y destructivas en las que se hace sufrir y se sufre tremendamente sin llegar a ninguna solución. También puede ocurrir lo contrario, no se hablan ni se comunican y la relación va muriendo.

El problema de los celos es uno de los más frecuentes, sobre todo en las parejas adolescentes y jóvenes, pero no de manera exclusiva en ellos.

Hay sencillamente caracteres o personalidades que no encajan. Por más amor que se tengan existen relaciones que viven o conviven en una guerra continua. Para estas relaciones la solución aparentemente obligada es romper, y sin embargo esto es fácil de decir, y muy difícil de hacer. Es más, una y otra vez estas parejas intentan alejarse pero vuelven a recaer porque no pueden estar el uno sin el otro.

Actualizado (Domingo, 03 de Febrero de 2013 09:04)